Pecadores en manos de un Cristo airado o Pecadores en manos de un Cristo misericordioso.

1Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; pues en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mismo. 2 Mas sabemos que el juicio de Dios contra los que practican tales cosas es según verdad. 3 ¿Y piensas esto, oh hombre, tú que... Seguir leyendo →

Anuncios

Blog de WordPress.com.

Subir ↑