San Agustín, Fe Reformada y Juicio Final.

San Agustín

San Agustín: Una mente iluminada y un corazón encendido.

El cristianismo reformado se caracteriza por estar enraizado totalmente en la Escritura, siendo está última la única regla en asuntos de fe y por supuesto, de conducta. Esto a llevado a la tradición reformada a expresar su fe en forma de confesiones, como los Estándares de Westminster. Sin embargo, la amplia familia reformada también reconoce y confiesa los credos de la Iglesia de los primeros siglos.

Lutero, Calvino, los puritanos ingleses y los holandeses del siglo XVII se deleitaban leyendo los escritos de Juan Crisóstomo, San Atanasio, San Ambrosio, Gregorio Nazianceno, San Agustín y otros.

Al leer a los pastores y teólogos reformados, me doy cuenta que cuando ellos citan a los Padres de la Iglesia lo hacen por su deseo de mostrar la Gloria del Dios que adoraban. La profunda intelectualidad de los primeros cristianos estaba fusionada con ardientes deseos de vivir lo que confesaban.

Eran teólogos, eran pastores y eran cristianos con el corazón ardiente.

Justamente es un corazón que arde el sello de San Agustín (fíjense en la figura de arriba), el teólogo favorito de Juan Calvino. No es de sorprendernos entonces que sea un corazón con una cruz lo que está representado en el escudo de Lutero. ¿Han pensado en el sello de Calvino( y lo que debería representar para los cristianos reformados)? Sí, también es un corazón. Es una mano que ofrece prontamente su corazón. La historia de las iglesias reformadas nos dan a conocer que ellos glorificaban a Dios amándolo con mentes iluminadas, con corazones que ardían con profundos afectos por la Gloria de Dios (nuevamente fíjense en la imagen de arriba) y con manos y pies dispuestos a predicar el evangelio y también a fundar escuelas públicas y comedores para niños huérfanos.

seal-of-john-calvin-coin

Siempre me ha gustado la historia de la Iglesia, y más ahora al estar terminando el curso de Patrología (Historia de la Iglesia I) en el Seminario Teológico Presbiteriano. Estas semanas hemos estado viendo la vida y teología de San Agustín y a pesar de estar leyendo y escribiendo cosas para otros cursos, siempre…pero siempre es un deleite leer a San Agustín. Cada frase del pastor africano es una flecha con fuego que va directo a la cabeza.

Es por eso que quiero compartir humildemente con ustedes, un fragmento de unos pensamientos del Doctor de la Gracia, como es conocido Agustín de Hipona. En esta oportunidad Agustín habla sobre el Juicio Final ; tema que es ignorado por algunos cristianos debido al terrorífico fundamentalismo que emana de ciertos grupos.

Pero como bien dijo Jonathan Edwards : “Estampa mis ojos en la Eternidad”.

No nos olvidemos de nuestro Credo Apostólico:

inde venturus est judicatum vivos et mortos.

y desde allí vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos.

Cómo prepararse para el juicio de Dios

con una vida cristiana.

“El Señor te ha recomendado insistentemente que pienses en el día del juicio, a fin de que estuvieses atento y vigilante esperando la venida del Juez, y ha procurado con varios elementos infundirte temor, para no tener que condenarse en su tribunal.

La advertencia del Señor mira a que no conozcas con exactitud el término de tus días, sino a que estés dispuesto en todo tiempo a practicar el bien, precisamente porque ignoras cuando será el fin.

No quiere que discutas y averigües la naturaleza del tiempo, sino te manda que, como no sabes cuándo vendrá a juzgarte, medites en lo caduco del tiempo, y que, como han hecho los santos, te prepares espiritualmente para recibirle cuando venga.

Prepárate para cuando venga. ¿Qué te importa el saber cuándo esto ocurrirá?

¡Menos curiosidad y más piedad!

Debes vivir siempre como si llegase hoy mismo, y así, cuando venga, no tendrás motivos para temer su venida.

¡Qué consuelo es saber que el Señor es misericordioso y compasivo! Pero si te complaces en la misericordia del Señor, teme su justo juicio.

Ahora estás a tiempo para arreglar tu causa; procura disponerla antes que venga el juicio de Dios.

El ahora es testigo de tus acciones, el mismo testigo de la verdad de mis palabras: que no caigan en el vacio y te muevan a penitencia.

Ahora es tiempo de hacer las paces con tu enemigo.

Es absurdo temer la venida de aquel a quien amas; decir todos los días: Venga a nosotros tu reino, y temer que se cumpla nuestra petición.

Si amas a Cristo, debes alegrarte y gozarte en esta esperanza: cuando venga no serás condenado, sino iluminado.

Gózate, si eres hombre justo; teme, si eres malo; porque el Señor, juzgará con justicia el mundo y con rectitud a los pueblos.

En tu mano está el esperar debidamente la venida de Cristo. Ten presente que si difiere su venida, lo hace para no tener que condenarte cuando venga. Si el tarda en venir, tú no retrases tu conversión.

Su venida será terrible para los malignos y de consuelo para los piadosos; examina a cuales perteneces.”

Oración de Agustín.

“Mira en mi tu obra, no la mía; porque si atiendes a mis actos, me condenarás, pero si atiendes a tu gracia, me coronarás; ya que cuanto de bueno en mi halles, de ti viene, y es, por tanto, más tuyo que mío.

Gratuitamente he sido salvado por la fe, que no es mérito mío, sino don tuyo; esta gracia no es debida a mis obras, no puedo vanagloriarme de ella.

¡Dios mío, te amo!

Te amo y se inflama mi alma de fervor para hollar todo lo que deleita,

Resuelta a ir más allá.

¡Oh, dichoso amar; oh, suspirado correr; oh, feliz morir; oh, anhelada llegada a ti!”

___________

En Cristo, Israel.

_________________

Extraído del libro “Nos hiciste Señor, para ti” Kempis Agustiniano. BAC.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s