Sobre la Ortodoxia muerta

Sobre la Ortodoxia muerta o

Cómo predicar el evangelio de la Gracia según nuestros propios esfuerzos y méritos.

Suena bastante contradictorio ¿verdad?, sin embargo es lo que tristemente se manifiesta en nuestras vidas cuando intentamos predicar el evangelio de Cristo sin el poder y la unción del Espíritu Santo. Ensuciamos la hermosa predicación del evangelio de Cristo cuando anunciamos el evangelio del arrepentimiento sin pasar tiempo en profundo estudio de la Palabra y en oración. La predicación de la Gracia de los Méritos de Cristo se deforma cuando la llenamos de nuestros méritos al anunciar desde nuestros púlpitos o en nuestro trabajo un evangelio lleno de excelencia de palabras o sabiduría y sin demostración del Espíritu y de poder.

No quiero que me mal entiendas, no estoy hablando de “buscar la {falsa} presencia de dios” tal como lo anuncian los pastores neo-pentecostales o carismáticos que aparecen en su mayoría en Enlace (o TBN, en su versión norteamericana), ni mucho menos los conceptos errados de Charles Finney. No, no me refiero a eso. Ese falso concepto de “buscar a Dios” se centra en buscar el bienestar de la vida del hombre o de sus ministerios solamente. El cristiano que busca a Dios en oración y estudio de la Palabra no lo hace para un mero beneficio personal, sino para la Gloria de Dios.

Ensuciamos la predicación de la Sublime Gracia cuando tenemos una ortodoxia fría y muerta; bien lo dijo el Dr. Martyn Lloyd-Jones: “el hecho de que lo mismo ocurra con los reformados, no solo me sorprende, sino que lo encuentro trágico […] ¿Cómo es posible que los hombres de tradición reformada hayan perdido aparentemente el interés por el tema del avivamiento? Ya te he dado una razón para ello: el peligro de abrazar un enfoque meramente teórico e intelectual. Existe tal cosa como la ortodoxia muerta, así que es posible tener una iglesia completamente ortodoxa, y al mismo tiempo, completamente inútil. Por encima de todo {en la iglesia primitiva} estaba aquella demostración – aquella unción -, aquella autoridad, aquel derramamiento del espíritu de Dios…He ahí la única explicación de las cosas sorprendentes que ocurrían” (Lloyd Jones, M. Los puritanos. 2013).

Los verdaderos reformados del pasado eran hombres llenos del poder de Dios. ¿Acaso creemos que Calvino o Knox se enfrentaban a las tiranías de su época con una mera lógica bíblica o era una lógica con fuego? ¿Acaso no percibimos que cuando leemos la Institución de Calvino, esta fue escrita con un baño de oración y súplicas por la conversión y santificación tanto de él como de las iglesias reformadas?

whitfieldpreaching

¿No era acaso Esteban un varón de buen testimonio, lleno de fe y lleno del Espíritu Santo? ¡Por supuesto que sí! Si perseveraba en la doctrina de los apóstoles, en la comunión con los hermanos, en el partimiento del pan y oraciones, claramente el poder de Dios (por pura Gracia) iba a estar sobre su vida. ¿Acaso su rostro no parecía el rostro de un ángel al buscar de rodillas la Presencia de la Gloria de Dios?

Este es nuestro error, que cuando fallamos y vamos pidiendo misericordia a Dios por nuestros pecados lo hacemos solamente para calmar nuestra conciencia culpable, pero ¿Cuántos de nosotros oramos a Dios diciendo “no quites de mi tu Santo Espíritu”? (Salmo 51).

Amigos, la realidad de ser llenos del Espíritu Santo no pertenece a las sectas “carismáticas”, sino que es una realidad que pertenece a todo aquel que ama al Dios de las Escrituras. Buscamos el poder de Dios para vivir un evangelio que no podemos vivir con nuestras propias fuerzas (por ende, si predicamos un evangelio sin el poder del Espíritu Santo, estamos haciendo las cosas con nuestras fuerzas), Buscamos la llenura del Espíritu Santo para vivir en la Gracia de Dios y no en nuestras propias capacidades. Buscamos la llenura del Espíritu Santo para vivir de acuerdo a la posición que tenemos en Cristo, es decir, de santos. Porque somos salvos y santos en Cristo, buscamos ser santificados para ser como Cristo. Buscamos ser llenos del Espíritu Santo para glorificar correctamente a Cristo. Si quieres leer un poco más de la llenura del Espíritu Santo, te invito a leer este breve escrito (pincha aquí).

El cristiano, porque está unido a Cristo, debe ser como Jesús; si no es así, está siendo como el mundo. Debido a que el cristiano está en Cristo, este debe imitar a Cristo. No lo imita para ser salvo, sino porque ya es salvo. Stephen Charnock, un cristiano reformado del siglo XVII decía que “los que proclaman tener una relación con Dios, sin una imitación de Él, no son hijos sino bastardos”. De manera muy lamentable, es muy triste ver a cristianos que manifiestan en sus vidas una mayor comunión con el mundo que con el Dios tres veces Santo, es terrible verlos hablar de la “gracia de Dios” y luego tratar a sus amistades con un lenguaje grosero y vulgar, ¿acaso la Gracia nos da licencia para vivir en libertinaje? De ninguna manera.

Creo que esto se debe a que no hay una comunión real con Dios; ya no apartamos tiempo para buscar a Dios de rodillas en oración y ayuno, y lo más triste es que no estamos desesperados por la Presencia de Dios, tal como lo estaba Moisés en Éxodo 33. {Espero que no seamos un pueblo de dura cerviz.}

Nuestras oraciones son superficiales y apenas duran un par de minutos. Nos gusta más leer artículos que hablen de la diferencia entre un “hipersupralapsario” y un “hiposupralapsario” que leer y estudiar nuestra Biblia. Honramos y citamos a los grandes escoceses y holandeses del pasado, pero ni siquiera imitamos su profunda e íntima devoción a Dios. Tristemente, hoy pesa más el tener un cierto tipo de conocimiento, que una comunión con el Dios Trino; Tampoco intentes tener una comunión verdadera con Dios sin un conocimiento básico (bíblico y teológico) del Dios que nos presenta la Biblia, lo más probable es que si dices tener una vida devocional sin tener un hambre por la Palabra de Dios y las doctrinas esenciales cristianas, estás adorando un ídolo de tu mente o emociones.

Si dices que tienes una “ortodoxia correcta” pero hace mucho tiempo que no buscas a Dios a través de la oración o no participas de los medios de gracia, lo más probable es que estás adorando tus libros y tu ortodoxia se está convirtiendo en una filosofía más.

“¿Cuál puede ser la razón de esta triste observación, que cuando algunas luces se levantaron formalmente en la nación (hablando de los viejos reformadores), brillaron tanto como para dispersar y disipar la oscuridad del papado en poco tiempo; sin embargo ahora que hay más y más hombres estudiados entre nosotros, la oscuridad llega aceleradamente? ¿Acaso no es porque fueron hombres llenos del Espíritu Santo, y con poder; y muchos de nosotros estamos solo llenos de luz y conocimiento, y de nociones ineficaces de la verdad de Dios? Robert Trail, 1682. (Murray, I. The Puritan Hope, 1971)

Aun en esta hora debemos confesar que no gozamos de la presencia del Espíritu Santo en la medida que nosotros desearíamos […] ¡Oh, qué resultados se producirían en los congregados aquí esta noche, y en todas las asambleas de los santos, si descendiera el Espíritu de Dios” No buscamos exaltaciones extraordinarias –que son las falsas acompañantes de todo avivamiento genuino-, sino que deseamos que el Espíritu Santo sea derramado sobre nosotros. ¡Oh, si viniera como un viento recio que arrebatara todo en pos de sí! ¡Esta ha sido la necesidad de todos los tiempos; esto es lo que hace falta en nuestra nación”

Un joven de 24 años llamado Charles Spurgeon.

Si no has leído hoy tu Biblia, deja de leer esto y corre a sumergirte en ella y luego entra a tu cuarto o donde quiera que estés y ora y busca el rostro de Dios con toda tu mente, corazón y fuerzas.

Antes bien, sed llenos del Espíritu Santo.

En Cristo, Israel.

Anuncios

2 Respuestas a “Sobre la Ortodoxia muerta

  1. EL SENOR ES BUENO, Gracias por subir este mensaje, es verdad, así están casi todos, y si alguien trata de hablar a lo relativo. siéntate que yo estudie 12 anos para ser Lic. y Dr. en Teologia.

  2. Pingback: Ortodoxia muerta 2.0 | Desde la Palabra·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s