San Ambrosio

San Ambrosio de Milán

Ambrosio (340-397) nació en Tréveris, capital de Galia. Su padre fue gobernador de toda la Galia, Bretaña, y España, lo que significaba que era uno de los hombres más poderosos del imperio. El joven Ambrosio estudió leyes en Roma,convirtiéndose en uno de los mejores abogados de su tiempo, tal fue su distinción que fue nombrado gobernador de la Alta Italia. En Milán gobernó con justicia y gentiliza, llegando a ser apreciado y respetado por todos, de hecho, fue a calmar una discusión entre dos grupos de personas cuando el obispo de la ciudad murió.

 Año 374 d.C – “Ambrosio obispo” gritó un niño mientras se discutía quién sería el nuevo obispo de la ciudad. La problemática se llevaba a cabo entre los católicos y arrianos; estos últimos negaban la deidad de Cristo.

Ambrosio tenía solo 34 años cuando llegó a la discusión y protestó de la idea de servir como obispo cuando los arrianos y católicos estuvieron de acuerdo con la declaración del pequeño niño. Finalmente aceptó la decisión del pueblo diciendo que era un llamado de Dios, por lo que se dedicó completamente a la proclamación del evangelio al convertirse en un siervo de Jesucristo y luchar contra la herejía del arrianismo.

Dios lo convirtió en un “pobre de espíritu” al donar todas sus riquezas a los pobres e iglesia. Siempre compartía con los más pobres y necesitados. Pero él sabía que además de ayudar a suplir las necesidades físicas y materiales de las personas, debía suplir la necesidad espiritual del pueblo de Cristo, por lo cual el predicaba a veces todos los días. Y como buen predicador, el estudio de la Biblia y la teología estaba estaban siempre presente luego de cumplir sus obligaciones como nuevo obispo. A través de las predicaciones de Ambrosio, y luego de una profunda crisis, Agustín de Hipona se convirtió al cristianismo, siendo bautizado junto a su hijo Adeodato hace 1627 años atrás en el verano de la ciudad de Milán.

Una de las principales características de San Ambrosio fue su lucha contra el arrianismo, que como mencioné en un principio, ellos decían que Jesús no era Dios.

Harry Boer en su libro de la Historia de la Iglesia primitiva, escribió:

El momento más grande en la vida de Ambrosio, y sin duda uno de los más grandes en la historia de toda la iglesia se produjo en otra confrontación mucho más grave con el emperador Teodosio. El emperador era cristiano pero era también un soldado rudo y de fogoso temperamento. En 390 el pueblo de Tesalónica en Macedonia causó un alboroto en la ciudad y un soldado del ejército romano fue asesinado. Tal fue la cólera de Teodosio que envió la orden de efectuar una masacre en aquella ciudad. Después de haber despachado este mensaje se arrepintió y envió a otro mensajero para anular la orden, pero ya era muy tarde. Antes que llegara la anulación, ya los soldados habían invitado al pueblo a un espectáculo en el estadio, y cuando este se había llenado los soldados cerraron las puertas y mataron a todos, alrededor de siete mil personas.

Al enterarse Ambrosio escribió una firme carta pastoral a Teodosio, reprochándole su crimen y llamándolo al arrepentimiento. Teodosio, quien había hecho de Milán su capital, no hizo caso, y un domingo poco después fue a la catedral para asistir al culto. Ambrosio, vestido con sus ropas obispales, salió al pórtico de la iglesia y abiertamente le reprendió, negándole la entrada al templo y ordenándole que se fuera y arrepintiera. Por varios meses Teodosio no atendió los cultos. “La iglesia de Dios —se quejó— está abierta para los esclavos y mendigos. Para mí está cerrada y con ella las puertas del cielo”. Ambrosio permaneció inflexible, y entonces el emperador, que era cristiano de corazón, confesó su pecado e imploró el perdón de Dios y los hombres, yaciendo sobre el piso delante de toda la congregación.

Más que ningún otro líder en la iglesia primitiva, Ambrosio proclamó en palabra y hecho la independencia de la iglesia del estado. Al predicar la ley y el evangelio a los grandes y poderosos de la tierra, dejó para todos los tiempos un ejemplo imperecedero de intrepidez y coraje. Era no obstante gentil y tierno de corazón y se inclinaba como un verdadero pastor de Cristo para ayudar a los pobres y oprimidos en su necesidad.

 Como vemos, uno de los grandes momentos de la vida de San Ambrosio, fue responder diligentemente a su llamado de pastor, al predicar el evangelio del arrepentimiento al emperador.

 Lutero y Calvino citan a San Ambrosio cuando se refiere a la defensa del evangelio, este último, en el libro I, capítulo XIV de la Institución de la Religión Cristiana escribió: “para aprender lo que necesitamos saber de Dios, conviene que conozcamos ante todo la historia de la creación del mundo, como brevemente la cuenta Moisés y después la expusieron más por extenso otros santos varones, especialmente san Basilio y san Ambrosio…”

He aquí otra cita de la Institución, “He aquí las palabras de san Ambrosio: “Que Isaac percibiera el olor celestial de los vestidos puede ser que quiera decir que no somos justificados por obras, sino por fe; porque la flaqueza de la carne es impedimento a las obras, mas la claridad de la fe, que merece el perdón de los pecados, hará sombra al error de las obras”.  Ciertamente, es esto gran verdad. (Calvino)

Basilica san ambrosio

Hoy tuve la oportunidad de visitar la Basílica de San Ambrosio aquí en Milán, y lo que más me llamó la atención de este pastor fue claramente que él no solamente defendió la divinidad de Cristo, sino que fue una realidad en su vida. Jesús era el Señor de su vida.

Para nosotros los cristianos, todo se trata acerca de Jesús. El se hizo hombre, murió por los pecados del pueblo que le dio su Padre antes de la fundación del mundo y al tercer día resucitó de entre los muertos.

Jesucristo es Dios, de lo contrario, no hay esperanza alguna para el pecador (es decir, para ti y para mi).

Es vital para el cristiano predicarse el evangelio de Cristo a si mismo todos los días, y si estamos pasando por un momento complicado, clamemos junto a Tomás y digamos a Cristo “Señor mío y Dios mío!”.

En Cristo, Israel.

Anuncios

Una respuesta a “San Ambrosio

  1. Pingback: 7 Concilios: El Primer Concilio de Nicea | Desde la Palabra·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s