Un poco de geofísica + un grave problema

Acabo de salir de una exposición dictada por el director del departamento de geofísica de la Universidad de Chile, y su charla trataba sobre la parte histórica, científica y social de los terremotos.

Quiero ser súper breve en esta reflexión porque la verdad es que el problema es el mismo en todos lados, (incluyendo a la geofísica y en la parte biomédica en la cual actualmente trabajo) y lo quiero extrapolar a la situación de la cristiandad evangélica-protestante actual.

Es increíble saber que en el norte de Chile existe una acumulación de energía enorme, que en cualquier momento va a quedar, literalmente, “la embarrá” (un magno desastre). Es insólito pensar que las políticas que se han tomado después del terremoto y tsumani del 2010 son peores que antes de la misma catástrofe. Es inaudito pensar que en Chile solo hay cuatro PhD expertos en sismos (hoy estuve con uno), sabiendo que somos el país más sísmico del planeta, y que en Japón hay más de 300 doctores expertos en el tema!.

No puedo creer que en los 2 siglos pasados, la investigación que se hacía en el tema geofísico era una de las mejores a nivel mundial, y ahora, el organismo del gobierno que aporta para el desarrollo científico, aporta la nada misma en investigación sobre las ciencias de la Tierra, es más, “misteriosamente” desaparecen los fondos…

Cuando un investigador biomédico, en medio de la charla, le preguntó a este doctor sobre “¿qué podemos hacer al tener en cuenta que estamos ante una catástrofe enorme en la zona centro norte de Chile?!” El sabio hombre tomó un buen tiempo en responder a la pregunta, mientras su rostro demostraba rabia y tristeza…su respuesta fue algo así (han pasado 30 minutos desde que estuve ahí y me vine a escribir esto): “Sabes?, da una impotencia enorme intentar por todos los medios, para hablar con cada agente de la sociedad y que aún ha esta fecha, no hemos aprendido nada del terremoto del 2007….lo único que podemos hacer es generar conocimiento, tanto a nivel comunitario, como así también en el ámbito científico y así, difundirlo a todos”

Esta situación se repite en salud, como también en la iglesia. Me causa tanta pena saber que uno de los mayores problemas que padece la iglesia evangélica actual es la ignorancia. Un desconocimiento total, en primer lugar, de lo que dice creer. Me lleva a reflexionar seriamente que los métodos de evangelismos actuales, las “decisiones” por Cristo y el “pactar” los dineros, sean tan iguales al romanismo católico. Me impacta la distancia que existe entre el pueblo de Cristo y los falsos apóstoles, profetas y pastores. Me da una pena enorme ver cómo los pulpitos se llenan de emocionalismo, politiquería y chistes, en vez de predicar fiel y expositivamente la Palabra de Dios; Podría seguir enumerando un montón de cosas (y tal vez ya has pensado en un montón más…como la manipulación que se le hace a los “siervos” de parte de los “ungidos” al “somerterse” a as visiones de los hombres, sin importar incluso, contradecir la Biblia) pero todo se resumen en lo que dijo el profeta Oseas hace muchísimo tiempo atrás y que quedó plasmado en la suficiente Palabra de Dios:

“Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.”

Las terribles consecuencias se ven por tres cosas que podemos ver en Oseas 4:6

1)      Falta de conocimiento

2)      El desechar el conocimiento

3)      El olvido de la ley de Dios

Se puede hacer una exposición bastante rica de estos tres puntos, pero quiero ser breve…

El verdadero conocimiento de Dios (Palabra de Dios, doctrinas y teología correcta) fundamentado en el Espíritu Santo nos llevará a conocer (íntima y personalmente) a Dios. Lo cual implicará en que no seremos “niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error(Efesios 4:14)

No me canso de citar a un gran pastor y maestro que ha tenido la Iglesia en su historia, Juan Calvino en el capítulo 1 del Libro 1 de la Institución de la Religión Cristiana:

“Casi toda la suma de nuestra sabiduría, que de veras se deba tener por verdadera y sólida sabiduría, consiste en dos puntos: a saber, en el conocimiento que el hombre debe tener de Dios, y en el conocimiento que debe tener de sí mismo.”

Lector! Que te incomodes al desconocer la profundidad de lo que significa la justificación, la predestinación, la elección, la Gracia, la expiación, la regeneración, la unión con Cristo y tantas doctrinas tan ricas! Que corramos a nuestro cuarto secreto y doblemos nuestras rodillas y entremos en devoción total a Dios! Sabiendo que cada día que pasa,  más nos acercamos a estar delante de aquel que sus ojos son como llamas de fuego, y que es imposible para un cristiano, llegar a ese encuentro con una ignoracia en lo que se refiere a lo que hizo y decretó el Señor de señores en Su propia Palabra.

En Cristo, Israel.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s