Meditaciones Sobre la Cruz

La meditación correspondía a una práctica importante en la vida de los cristianos reformados del siglo XVI y XVII. Las cosas en que debemos meditar a diario corresponden a cada uno de los asuntos fundamentales de nuestra fe, ya que de esta manera, cumpliremos con gozo y deleite (mediante la Gracia de Dios), cada una de las cosas que Cristo nos dice y demanda en Su Palabra (Pregunta 3, Catecismo Menor de Westminster).

Por eso es necesario meditar en Dios, en Su Gloria, en La Trinidad o en Sus Atributos, etc; Meditar en la Palabra de Dios debe ser una disciplina diaria en nuestras vidas, y creo que es necesario, más que nunca (en estos días donde todo es relativo e incluso la doctrina se relativiza) meditar en la cruz de Cristo.

crucifixion.jpg

 La realidad de la cruz de Cristo nos muestra una de las mayores manifestaciones de los atributos de Dios en un solo momento y lugar de la historia; vemos su Santidad y Justicia, manifestando su ira contra el pecado imputado a Su Hijo y a la vez vemos la Misericordia y Amor de Dios hacia los suyos. Al contemplar la cruz vemos la única forma en que Dios estaba reconciliando a su pueblo consigo mismo; haciendo a Su propio Hijo pecado por nosotros (2° Corintios 5:21). ¿Puedes meditar un momento en algo que un Dios – tres veces Santo-  más odia y aborrece, me refiero al pecado,  lo haya imputado sobre su Hijo?. Jesús, quien nunca conoció pecado, El Santo y Justo, estaba cargando en sus hombros cada uno de nuestros  pecados pasados, presentes y futuros ; Dios tiene que ejercer justicia porque él es Justo, por lo tanto el pecado, que es totalmente opuesto y horrible ante la Santidad de Dios, tenía que ser castigado y así fue hecho. El Padre, quien por toda la eternidad se ha contentado en Su Hijo, en la cruz derramó toda Su ira sobre Jesús para pagar el precio por nuestros pecados. Por mi primera vez en la historia, Jesús gritó en la cruz: “Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has desamparado? . Por primera vez en la historia el Padre estaba poniendo sus manos en la cabeza de Su Hijo para transferir todas nuestras rebeliones y a la vez derramar su ira sobre El. Por primera vez el Hijo de Dios MURIÓ, como dijo el Dr. Lloyd-Jones,

Literalmente con el corazón roto. Juan nos dice que, cuando los soldados le atravesaron el costado con una lanza, “al instante salió sangre y agua”. El corazón había reventado y la sangre se había coagulado, y allí estaban el suero y la sangre coagulada, porque su corazón se rompió literalmente ante el tormento de la ira de Dios sobre Él y por la separación del rostro de su Padre. Ese es el amor de Dios. Ese, querido amigo, es el amor de Dios hacia ti, un pecador

 (Lloyd Jones, M. 1986)

Dios condenó al pecado con la muerte de su propio y amado Hijo. Y todo esto lo hizo por amor a ti y a mí, para no ir al infierno y pasar una eternidad en el infierno bajo la santa y justa ira de Dios. El Padre castigó a su hijo a fin de no tener que castigarnos a ti y a mí, y para que de esta manera, podamos glorificar a Dios y gozar de Él eternamente.

“La misericordia y la verdad se encontraron; la justicia y la paz se besaron” Salmo 85:10

Al ver la cruz vemos que no hay contradicción entre la Justicia y Misericordia de Dios y entre la ira y el amor de Dios. Lo que más impacta al universo no es la enseñanza de Cristo solamente, ya que varios ven a Jesús como un moralista, revolucionario, pacifista, buen maestro, etc. Sino lo que más deja sin palabras al cosmos entero es la copa de ira del Padre sobre su amado y santo Hijo por amor a los pecadores, para la Gloria de su propio nombre:

Dios es justo, es legislador, es santo, es de un rostro tan puro que no puede soportar el pecado; y Dios no puede fingir que no lo ha visto. Dios ve el pecado. Lo ve todo. Y debe castigar el pecado. Su propia naturaleza santa insiste en ello y nos ha dicho repetidamente que lo hará. Aquí tenemos, pues, el problema. El hombre es un pecador culpable, Dios es un Dios santo. ¿Cómo es posible conciliar ambas cosas? La respuesta es la Cruz de Cristo.”

(Lloyd Jones, M. 1986)

our_propitiation_by_fullofeyes-d4ytwqh

Al contemplar la Cruz, nos damos cuenta que este debe ser el mensaje central de cada una de nuestras predicaciones y vivencias diarias, tal como Pablo dice en 1 Corintios capítulos 1 y 2 : “Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría; pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura […] Me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado” Al comprender profundamente esta gloriosa verdad podemos decir con Pablo “Lejos esté de mi gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo” (Gal. 6:14). Nuestro gozo y deleite está en la Gloria del Dios Trino al ver que su Pacto de Gracia es una realidad para los que se glorían en la cruz. Nuestra justicia no la encontramos en nosotros mismos (jamás la encontraremos mirando nuestros corazones), sino que es manifiesta claramente al ver a Jesús en la Cruz. Por eso Pablo se gloriaba al contemplar la Cruz. Como decía Isaac Watts :”La Cruz excelsa al contemplar”. La Cruz puede ser una piedra de tropiezo para nosotros o puede ser en la que nos gloriamos por encima de todo, no hay otra opción.  Es tropiezo para el hombre natural porque es tropiezo para su mente, para el orgullo intelectual-religioso, ya que la cruz echa abajo cualquier concepción que tengamos de todo, por más buenas y lógicas que sean nuestras resoluciones (recuerda nacimos en pecado), todas nuestras ideas vienen con una inclinación hacia lo malo, por lo tanto, de ninguna manera glorifican a Dios.

La Cruz proclama directamente que no nos salvan las ideas. No nos salva el pensamiento o el entendimiento […] no nos salvan las buenas ideas” (Lloyd Jones, M. 1986).

La cruz es tropiezo no solamente a nuestra mente, sino también a lo más profundo de nuestro corazón. Creemos que somos personas buenas y morales, ese es el estándar de la sociedad actual, y más aún, el evangeliscalismo actual  ha recalcado un mensaje y estilo de vida centrado en el bien estar del hombre, en la comodidad, superficialidad y en buscar “el máximo potencial de tu interior”, “Busca lo mejor que hay en ti” son las cosas que hoy escuchamos, sin embargo al ver la cruz nos damos cuenta de nuestra terrible condición de pecado y muerte. Nos damos cuenta que nuestras mejores justicias son como trapo de inmundicia ante él (Isaías 64:6). Nos damos cuenta que somos salvos por Gracia, por medio de la fe en Jesús y jamás nunca por obras (Efesios 2:8). La última reflexión que quiero compartir es que al ver la cruz, somos librados de nosotros mismos. Al ver la cruz podemos decir que “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, más Cristo vive en mi” (Gálatas 2:20). Ahora vivimos en un proceso constante de santificación. Que glorioso es que la cruz nos libere de nuestro orgullo y carne! Que glorioso es que la cruz sea el faro de luz que fundamenta nuestra santificación cuando navegamos en la oscuridad de un mar profundo y poder decir ,cuando estamos a punto de hundirnos en una tormenta, NO al pecado y NO a las cosas que desagradan a Cristo. O si hemos pecado, nunca olvidemos que por la Vida y Obra de Cristo, TODOS nuestros pecados (pasados, presentes y futuros) han sino perdonados.

Meditemos en esto.

Consumado es!

 pilgrim

Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.

No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias;

Ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.

Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.

Romanos 6.11-14

Estimado lector…medita en la obra de Cristo en la Cruz! Es tiempo de tomar nuestra cruz, negarnos a nosotros mismos y seguir al que murió y resucitó por nuestra salvación para la Gloria de su nombre. Soli Deo Gloria. ________________________________________________________ Notas: La Cruz. Martyn Lloyd Jones.1986

Anuncios

7 Respuestas a “Meditaciones Sobre la Cruz

  1. La cruz es, sin duda, uno de los elementos principales del mensaje que predicamos (por lo menos así lo entendía el apóstol Pablo). Y creo, como bien escribiste, hermano, que la razón de esta centralidad del mensaje es porque la cruz logra compendiar muchos elementos: La gracia, poder, justicia y santidad de Dios, por un lado… y por el otro es símbolo de nuestra inhabilidad e impotencia como hombres.

    Gracias por estas reflexiones. Que Dios siga edificando tu vida, broder.

  2. Que bien lo describiste, hermano! Una clara y precisa reseña de la importancia de la Cruz. Un tópico (como todos los que provienen de Dios) que no se puede agotar. Me da un gozo pensar que miles de años a partir de hoy seguiremos hablando de este tema y alegrándonos por la inmensa gracia de Dios derramada sobre la humanidad. Como Dios extiende sus brazos hacia nosotros. Gracias por el post!

  3. El vivir en Cristo esta en cada dia de nuestros dias, los santos no estan en la tierra, no entiendo como pueden vivir pendientes del pecado , como no puede existir esa paz en el interior se cada persona… Cuando uno esta bien … Cuando te conoces y tu corazon esta bien … Ahi es cuando recien puedes pensar en ayudar a los demas , antes no, no entiendo el constante dia a dia de vivir pendiente del pecado, eso logra atraer cosas negativas, hay que vivir pendiente de hacer las cosas de una manera correcta ya que Dios en estos momentos no esta viendo tus actos, esta viendo tu corazon.

  4. 1era de corintios 10:31 Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios. 32 No seáis tropiezo ni a judíos, ni a gentiles, ni a la iglesia de Dios; 33 como también yo en todas las cosas agrado a todos, no procurando mi propio beneficio, sino el de muchos, para que sean salvos.

    DIOS TE BENDIGA

  5. Pingback: PERSEVERA! | Desde la Palabra·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s